21 April, 2024

Cómo cierra la temporada turística 2024 y cuáles son las previsiones para lo que queda del año

La temporada turística 2024 arrancó de manera adversa, pero con el paso de las semanas fue repuntando. Si bien los números generales están muy lejos de ser “históricos” o cosas parecidas, algunas localidades se vieron favorecidas y terminaron coronando una temporada decente. El fin de semana del Carnaval y otras festividades son las principales responsables de que la temporada no haya sido algo totalmente olvidable. 

Según expertos, muchos destinos por fuera de la costa atlántica han tenido varias semanas de alta ocupación, como por ejemplo Bariloche e Iguazú. Dichas localidades tuvieron marcas superiores al 70%, lo cual es valorable considerando el difícil contexto que atraviesa el país.

Además de la ocupación hotelera, otra cosa a destacar es el lleno de las playas y restaurantes, que recibieron grandes cantidades de público nacional y extranjero. Si bien eso no alcanza para afirmar que fue una buena temporada, tampoco puede ser considerada tan mala como algunos creían.

Puntos clave de la temporada

Para tentar a una cantidad de público superior, muchos prestadores de servicios de esta índole debieron lanzar atractivos descuentos en los paquetes turísticos sobre todo en la segunda quincena de enero, pero, igualmente, el costo de vacacionar para una familia continuó alto considerando los ingresos promedio.

El turismo internacional salvó al sector de una caída estrepitosa, ya que nuestro país recibió miles de visitantes del extranjero listos para disfrutar al máximo destinos con y sin playa. La Patagonia ha sido una de las grandes beneficiadas, con largas estadías y ciudades cuya ocupación superó el 90%.

Una de las zonas más afectadas es el norte, porque el clima, costo de permanencia y encarecimiento del transporte desanimaron tanto al turismo local como extranjero. En la región Centro hubo altibajos, con estadías cortas, gasoleras, y en general a lugares cercanos producto de lo caro que es viajar. Destacó el sur, la costa argentina y, en menor medida, algunas ciudades de la costa del Río Uruguay.

Hablemos de números

El primer mes y medio de la temporada veraniega sufrió casi un 17% menos de afluencia turística que el mismo período del año pasado. Además del contexto económico, las inundaciones en El Litoral, tormentas en la Costa Atlántica, fin del programa PreViaje y encarecimiento de los paquetes turísticos han sido factores decisivos en la caída de público.

Algunos datos duros

  • En los primeros 45 días del 2024, viajaron aproximadamente 17 millones de turistas a lo largo y ancho de la Argentina. El total del gasto en alimentos, transporte, alojamiento, actividades y compras varias se sitúa en los 2.8 billones de pesos.
  • La cantidad de gente que partió entre el 15/12 y 31/1 disminuyó en casi un 17% frente a la misma época del año pasado, pero el gasto económico total real aumento más del 6%.
  • Si bien viajó menos gente, aumentó el impacto económico total gracias a que el gasto por día de un turista promedió los casi 41 mil pesos. Esos números son más del 31% superiores al año pasado (a precios reales), lo cual es responsabilidad, en gran medida, de los visitantes internacionales que llegaron al país con ganas de gastar.
  • En los primeros 15 días de enero entraron más de 450 mil turistas de otros países, lo cual es 33,5% más que en el mismo período del año pasado. Eso se debe al elevado precio del dólar, que termina haciendo barata a la República Argentina para visitantes de afuera. Gastaron más de 300 millones de dólares sólo en la primera quincena.
  • La estadía promedio fue de 4 días exactos, 0.3 días menos de lo que fue el pasado año. Dicha merma se explica en que los residentes locales redujeron su tiempo de permanencia con el fin de achicar gastos.

Los lugares más visitados

La segunda quincena de enero presentó una leve mejoría en las reservas concretadas, logrando que destinos como Mar de Las Pampas, Ostende, Cariló y Pinamar tengan una ocupación aproximada del 85%. Dichos lugares presenciaron alta afluencia de estadías cortas, con prácticamente ocupación plena al llegar los fines de semana.

Por su parte, hubo ciudades en las cuales la llegada de gente de afuera mejoró notablemente la ecuación, como CABA y Bariloche. Sitios como El Chaltén y El Calafate tuvieron una demanda mensual de aproximadamente el 85%, mientras que Ushuaia incluso superó nada menos que el 90%.

Neuquén

Con Villa La Angostura y San Martín de Los Andes como principales estrellas, el primer balance de la temporada indicó una ocupación aproximada del 90%, excelentes cifras si las comparamos con otras provincias de nuestro país. Si bien hubo menor público chileno, fue compensado con turismo internacional de casi todo el mundo.

Santa Cruz

Otra de las provincias a contramano del grueso del país es Santa Cuz. El Chaltén, Río Gallegos y Los Antiguos fueron algunas de las localidades más frecuentadas, y El Calafate superó el 85% de la ocupación. Muchas personas pasearon por el Parque Nacional Los Glaciares y acamparon en el Arroyo Marea, un camping frente al mar.

Río Negro

Las ciudades rionegrinas más convocantes promediaron el 80% de la ocupación, con Bariloche llegando a nada menos que el 85%. En la segunda quincena, casi 200 mil veraneantes gastaron más de 46 mil millones de pesos en la economía local, dando un promedio superior a los 200 mil pesos.

Tierra del Fuego

Tierra del Fuego fue otra de las sensaciones, con un nivel de ocupación que excedió el 90%. Es de las pocas provincias de gran temporada, algo posible por su fluido tránsito de cruceros cargados de turistas internacionales dispuestos a pasear y gastar.

Los menos concurridos

Lamentablemente, hubo varias provincias que sufrieron mucho más que otras, con ocupaciones que ni siquiera alcanzaron el 30%. Entre los ejemplos más claros, está Formosa, La Rioja, Santa Fe y Santiago del Estero.

Formosa

Formosa tuvo muy poco movimiento este verano, a tal punto que las plazas hoteleras no llegaron al 45% de su capacidad. La cantidad y calidad de los parques acuáticos, complejos de cabañas y Reservas no han sido suficientes para atraer público.

La Rioja

En La Rioja, el gasto promedio diario fue de 35 mil pesos, y la ocupación tampoco superó el 45%. Si bien es cierto que los números mejoraron un poco la segunda mitad del primer mes del año, la provincia padeció la peor temporada de los últimos 4 años.

Santa Fe

Por el lado de Santa Fe, apenas hubo una ocupación del 40% de las plazas hoteleras, con picos levemente elevados los fines de semana. En esta provincia hay playas de río sobre el Paraná repletas de actividades náuticas, y los comerciantes de Rosario diseñaron importantes descuentos para atraer público.

Santiago del Estero

Santiago del Estero es, sin dudas, la provincia más golpeada, con un gasto promedio de apenas 20 mil pesos por turista. En la ciudad de La Banda apenas se ocupó el 25% de las plazas hoteleras, y en Termas de Rio Hondo fue del 24%.

¿Qué se espera para el resto del año?

El resto del año está rodeado de incertidumbre, pues existen expertos tanto optimistas como pesimistas. Los optimistas sostienen que los findes largos y vacaciones de invierno pueden favorecer bastante el turismo local, mientras que los pesimistas creen que las crecientes dificultades económicas del país pueden ser un factor que mantenga baja la ocupación hotelera.

 

fuente: El Economista
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad