Nueva Zelanda: La Great Barrier Island brilla de día y de noche

0

(Nueva Zelanda) El Hauraki Gulf Marine Park ocupa 1,2 millones de hectáreas de océano azul reluciente. A la orilla de esas aguas, está la impresionante Great Barrier Island. En 2017, la Great Barrier Island fue designada Santuario Internacional del Cielo Negro, uno de los seis en el mundo (y la única otra isla en recibir el reconocimiento, Stewart Island, también está en Nueva Zelanda). De día, los visitantes pueden tener una serie de aventuras fantásticas en la naturaleza; por la noche, el cielo es literalmente el límite.

Encantos a toda hora

Situado en la punta de Hauraki Gulf, a 90 km al noreste de Auckland, la Great Barrier Island es la sexta isla más grande de Nueva Zelanda. En este paraíso intacto de 285 kilómetros cuadrados, los visitantes disponen de senderos, miradores y playas desiertas. La caminata de 45 minutos hasta Kaitoke Hot Springs con un buceo al final es obligatoria, así como el recorrido caminando hasta el fotogénico Windy Canyon. Practicar stand-up paddle en las calmas calas es inigualable y, la búsqueda de animales salvajes raros en Glenfern Sanctuary, es una experiencia mágica. Los visitantes pueden encontrar decenas de piezas interesantes en la galería de arte y en el museo, ambos en la villa de Claris, donde también se encuentra la mayor parte de las operaciones comerciales. Y no deben dejar de visitar los acogedores bares de la zona para pasar un tiempo con los residentes locales.

Consejos de viaje

Llegar a la Great Barrier Island es una aventura por sí sola. Una alternativa es volar con Auckland Seaplanes y tener el océano como pista. Se puede tomar también un vuelo comercial en el Aeropuerto de Auckland con una de las dos compañías aéreas que operan ahí, Great Barrier Air o Fly My Sky. El ferry SeaLink es otro medio de transporte fabuloso; lleva casi cinco horas y te da la oportunidad de ver delfines y, a veces, ballenas.

De noche

Sin fuente de energía eléctrica permanente, la Great Barrier Island es un mundo aparte. Con tan poca contaminación luminosa, la observación de las estrellas aquí se convierte en una experiencia de otro planeta. Para apreciar plenamente las maravillas del universo, reserve una aventura de cielo nocturno con Good Heavens. En los tours, los embajadores locales del cielo oscuro compartirán todo su conocimiento astronómico. Gracias al poderoso telescopio newtoniano apuntado a varios grupos brillantes de estrellas, esas experiencias a la orilla del mar son verdaderamente impactantes. También centrada en aventuras nocturnas, la pareja Benny y Eve Bellerby creó Star Treks, un valor agregado maravilloso a la selección ya existente de paseos y excursiones diurnas. Apoyado en el talento de las guías locales, el equipo de Star Treks es apasionado por la isla y por cada centímetro de su belleza. Todo viajero debe permitir que estos fanáticos de la Great Barrier Island compartan su conocimiento de flora, fauna, geografía e historia, así como su entusiasmo por los planetas y estrellas para lograr la experiencia completa.

Consejos de viaje

Es útil tener un auto en la Great Barrier Island, pero también se pueden organizar los traslados con Good Heavens y Star Treks. Si se viaje en auto, se recomienda sintonizar Aotea FM, la única estación de radio que funciona a energía solar de Nueva Zelanda.  Si te gusta tomar un trago antes o después de mirar las estrellas, Claris Sports Club es un excelente lugar para conocer a los residentes. Otros bares populares incluyen el Tipi & Bob’s Waterfront Lodge, en Tryphena. El area de convivencia en Great Barrier Lodge, con vistas al puerto de Whangaparapara, es una belleza, así como el náutico Port Fitzroy Boat Club. No hayq que olvidar mantenerse sobrio al conducir; aunque Great Barrier Island sea un lugar tranquilo, todo conductor debe estar en condiciones adecuadas para manejar como en cualquier otro lugar.

En cuanto al alojamiento, hay opciones para cada bolsillo. En el extremo norte, Mount St. Paul Estate y EarthSong Lodge se caracteriza por recibir pasajeros en búsqueda de confort. Para quienes quieran ahorrar, Medlands Beach Backpackers & Villas y Crossroads Lodge, en Claris, son ideales. Bookabach, Holiday Houses y Airbnb también son excelentes maneras de encontar alojamiento en esta isla rústica. O, también, es posible armar una carpa en uno de los varios campings de la zona.

De día

Suponiendo que no pasaste la noche entera mirando al cielo, hay mucho que hacer a la luz del día en la Great Barrier Island. Paddles & Saddles es un nuevo emprendimiento que surgió en la histórica Tryphena House. Cercado por majestuosos árboles pohutukawa en Puriri Bay, este es un lugar donde se pueden alquilar kayaks y pedalear. También alquilan bicicletas eléctricas para aventurarse por las montañas de la isla. En cuanto al impacto ecológico, las baterías de la bicicleta se cargan con la luz del sol, lo que hace de esta una aventura maravillosa que además es neutra en carbono.

El surf en Medlands Beach es una delicia y se pueden alquilar tablas o tomar clases, en caso de no estar familiarizado con el deporte. La pesca es otra gran manera de pasar un día en la Great Barrier Island. Se recomienda ir a conocer al equipo de Hooked on Barrier y descubrir a esta empresa que está tan dedicada por la conservación de los peces como por su experiencia de pesca. Sus paseos turísticos y experiencias de buceo son incomparables y el crucero al atardecer es uno de los favoritos.

Consejos de viaje

Gracias a todas las actividades sanas que se pueden disfrutar, además de todo el aire fresco del mar, seguramente el hambre vaya apareciendo en distintos momentos. Algunos de los lugares más sabrosos para comer incluyen My Fat Puku, donde la cocina casual está llevada a nuevos niveles (también hacen picnics si estás en movimiento). Angsana Thai Restaurant es perfecto para probar la auténtica comida tailandesa, la chef Wan Pen cultiva muchas de las hierbas y verduras en su propio jardín. Claris Sports Club ofrece excelentes comidas del día en un ambiente relajado, mientras que Currach Irish Pub es mucho más que un bar: sirve una comida fenomenal, además de tener música en vivo en muchas ocasiones. Sin duda se debe parar en Swallow and the Lunch Box, en la carretera principal de Claris, para degustar productos panificados de primera calidad (incluyendo panes y deliciosos donuts), hamburguesas, sándwiches tostados y papas fritas.

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.