2019: El mayor restaurante submarino del mundo abre sus puertas en Noruega

0

(Argentina) En la costa sur de Noruega, cerca de la ciudad de Båly, las olas chocan contra una roca gigantesca. Cuando el viajero se acerca se da cuenta que en realidad se trata de una estructura rectangular de hormigón que se introduce, suavemente, sobre el fiordo del Mar del Norte, y se sumerge cinco metros sobre las aguas. Este es Under, el primer restaurante submarino de Europa y el más grande del mundo.

El emprendimiento gastronómico abrirá sus puertas en abril de 2019, y ya está tomando reservas para los comensales que quieran comer mientras observan la fauna de langostas, bacalaos, focas, algas y mielgas (pequeños tiburones), especies que van rotando su presencia según la estación del año.

La propuesta gastronómica del restaurante submarino

Al frente de los fogones estará Nicolai Ellitsgaard, quien proviene del premiado restaurante Maltid, en la ciudad de Kristiansand (a una hora de coche, y donde está el aeropuerto más cercano).

Además de platos con pescados y frutos de mar, los menús ofrecen elaboraciones con carne de aves marítimas y ovejas salvajes, además de setas, frutos rojos y otros productos de las cercanías.

Impulso a la biodiversidad

El lugar no solo pretende que los comensales disfruten con las vistas marinas, sino que también contribuye a la biodiversidad. Una combinación de luces, aromas y sonidos atraerá a la población local de krill y plancton, que es un imán para otras especies mayores.

Las paredes del establecimiento, con el correr de los días y años, se irán poblando de mejillones, algas y otras especies que contribuirán a incrementar la fauna del lugar.

En tanto, en los horarios fuera de los servicios, al restaurante acudirán científicos que aprovecharán los gigantescos ventanales para contemplar la fauna del fiordo.

Juego de luces bajo el mar

El restaurante fue diseñado por el laureado estudio de arquitectura Snøhetta, responsable de la Ópera de Oslo, la biblioteca de Alejandría y otras grandes obras públicas y privadas. Como en esos edificios, la idea es crear un espacio sostenible, donde la luz –aunque sea la exigua presencia lumínica debajo del agua- sea la protagonista.

La mitad de la estructura del restaurante se encuentra bajo el agua. Tras cruzar el portal de entrada, se desciende por una escalera hasta una barra donde se ofrecerá una copa de champagne a modo de bienvenida. Luego, se cruza la estancia hasta los salones con las mesas.

Si hay que elegir un momento para comer es durante el día, y con mal clima. Según contó Rune Grasdal, uno de los arquitectos a CNN, en esos momentos es fascinante “ver como la superficie se agita por las olas y la lluvia, creando un espectáculo dramático”. De todas formas, recuerda que “en el interior la gente estará muy tranquila y totalmente segura”.

 

fuente: cerodosbe

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.

WP to LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com